View the site in English

BLOG

Consejos clave para una buena comunicación organizacional.

 Consejos clave para una buena comunicación organizacional

La comunicación es uno de los aspectos clave para el correcto desempeño de una estrategia de negocio en una empresa. Básicamente, cualquier iniciativa necesita comunicar que sus productos existen en el mercado si quiere tener alguna oportunidad de posicionarse en él. El objetivo de una estrategia de comunicación organizacional es, por tanto, elevar el conocimiento en un mercado específico, buscando la mayor cuota posible del mismo, ganando clientes y elevando los ingresos.

Elementos fundamentales

 

Una buena comunicación organizacional es, en consecuencia, fundamental, y debe estar en manos de profesionales. Estos sabrán crear un buen plan, orientado a los objetivos concretos de la compañía y al target de consumidor adecuado. Un plan de este tipo incluirá al menos, varios aspectos esenciales:

  1.  Una buena investigación del sector y de su mercado. Para apuntar adecuadamente y “disparar”, por tanto, al centro de la diana, es fundamental conocer los clientes potenciales (al fin y al cabo, eso es el mercado).
  2. Es esencial una buena selección de los canales adecuados para nuestro plan de comunicación organizacional. Una vez que ya sabemos a quién nos dirigimos, debemos preguntarnos cómo llegar hasta ellos.  Siempre es importante pensar en el receptor, él o ella que tiene que actuar cuando recibe nuestro mensaje.  Existen muchos canales y primero debemos analizar a través de qué canales llegaremos; medios de comunicación impresos, TVs, comunicación online: digitales, web, redes sociales, ferias, eventos, etc.
  3. Un buen diseño de acciones y mensajes. Una vez determinado a quién y a través de qué canales vamos a comunicar, tenemos que preguntarnos qué vamos a comunicar y cómo tiene que ser esta comunicación para hacer que el recetor nos responda. Es fundamental que el mensaje que lancemos esté perfectamente alineado con las necesidades de las empresas, pero es aún más importante que demos en el clavo con las expectativas de los posibles clientes de esta. Además, también hay que diseñar el formato de acción comunicativa adecuado. Aquí, la experiencia profesional y la creatividad ayudarán a pulir al detalle un aspecto fundamental de la comunicación organizacional.
  4. Una buena implementación. Ejecutar un plan de comunicación es una tarea compleja, que implica la elaboración de un calendario de acciones bien planificadas. Además, requiere la perfecta coordinación de equipos de personas.
  5. Evaluar los resultados. Una parte importante de cualquier plan de comunicación organizacional es la evaluación de resultados. ¿Cuál ha sido el retorno de la inversión realizada? ¿Cuál el resultado en términos de alcance y relevancia de la comunicación? Es una evaluación adecuada de resultados la que nos permitirá mejorar nuestro plan, y adecuar las acciones y mensajes para conseguir el resultado óptimo.

Obviamente, lo anterior es un simple resumen. Pero creemos que puede servir como breve introducción a la complejidad y densidad de la comunicación. Comunicación que además está cambiando continuamente, sobre todo con la irrupción de la web 2.0, que ha cambiado en algunos casos – o al menos hay que tenerla en cuenta -  la manera en que las empresas se relacionan con sus clientes.