View the site in English

BLOG

Si eres director de comunicación, deberías conocer Glassdoor.

 

El que el mundo de la comunicación ha cambiado con la irrupción del entorno 2.0 no es una novedad para nadie. De hecho, hoy en día cualquier política comunicacional que se precie debe incluir una buena estrategia en Social Media. Hasta ahora, esta se planteaba básicamente para la relación con clientes y usuarios de servicios, separándola de las redes de comunicación interna, disponibles sólo para empleados. Sin embargo, servicios como Glassdoor están rápidamente rompiendo estas barreras, y ya están cambiando la manera en cómo las empresas afrontan su comunicación interna y externa.

Glassdoor es una red social lanzada en 2008 en Estados Unidos, y que desde 2013 está presente también en el Reino Unido. ¿En qué consiste? Es, básicamente, un “TripAdvisor” para trabajos. En ella, los empleados o ex-empleados de una compañía pueden dar sus opiniones de manera anónima, especificando sus salarios, puntuando al CEO, el ambiente de trabajo, o explicando cómo afrontar una entrevista de trabajo, entre otros muchos aspectos.

El objetivo de Glassdoor es ayudar a los profesionales a encontrar el trabajo que buscan en las mejores empresas. Este servicio no hace más que crecer, con nuevas incorporaciones diarias de trabajadores de más de 315000 compañías de todos los tamaños. Cómo su propio nombre indica, esta red social convierte las empresas en lugares cada vez más transparentes, abriendo su funcionamiento interior al gran público a través de sus empleados. Sin duda, un buen recurso para los que buscan empleo, pero también puede ser un buen quebradero de cabeza para los equipos de comunicación, tanto interna como externa, que deberán comenzar a cambiar su política comunicacional.

Tus trabajadores crean también tu marca.

Hasta ahora, las marcas se centraban en el mundo 2.0 en crear una imagen construida a partir de la conversación con sus clientes o usuarios. Todos los planes de Social Media cuyo objetivo es la creación de marca digital se basan en esta premisa. Glassdoor lo que hace es introducir en esta ecuación a los propios trabajadores de la empresa, que a partir de ahora también pueden incluirse en esta conversación. Un cambio en apariencia pequeño, pero que prefigura importantes mutaciones en la política comunicacional de las empresas: los empleados serán también actores en la creación de marca.

                Una puntuación alta en Glassdoor es seguramente un buen activo en lo que a política comunicacional se refiere, ya que muestra públicamente que estamos ante una compañía dónde se trabaja bien, y que trata bien a sus empleados. De esta manera, una plantilla motivada (que es uno de los objetivos de la comunicación interna), pasa a ser también un elemento importante de la comunicación externa. Por el contrario, una empresa con malas referencias de sus empleados tiene también un problema de comunicación externa, ya que todo el mundo podrá verlas, menoscabando la imagen de marca.


                En estos casos, desde la propia red social recomiendan
una serie de acciones para mejorar las puntuaciones:

  • Actuar rápido. Esto es algo aplicable a toda red social, ya sea una orientada al cliente, u orientada a nuestros trabajadores.
  • Ser profesional, no tomarse las críticas como algo personal.
  • Si la crítica negativa se refiere a algo que ya es historia, hay que aprovecharla para mostrar cómo la empresa ha cambiado en la relación con sus empleados.
  • Dialogar con los miembros de Glassdoor, y trata de llegar a acuerdos.
  • Dar siempre las gracias por las opiniones. Esto demuestra que se quiere mejorar.

Todos estos son consejos que cualquier Community Manager daría a la hora de enfrentarse a las críticas negativas en las redes sociales, que son siempre el origen de las crisis comunicacionales. El que tengamos que empezar a aplicar estos protocolos con nuestros empleados de manera abierta supone un pequeño gran cambio en la política comunicacional de las empresas, y, cómo ya hemos comentado, diluye las fronteras entre comunicación interna y comunicación externa en las compañías. No sabemos cuándo Glassdoor tiene previsto desembarcar en España (aunque ya hay empresas españolas con revisiones de sus empleados), pero si eres director de comunicación interna, conviene que te vayas preparando junto con tus colegas de comunicación externa. Se avecinan cambios importantes.