View the site in English

BLOG

Consejos útiles para el uso de Twitter para las relaciones públicas.

 

 

El uso de las redes sociales para la gestión de las relaciones públicas de empresas e individuos es una realidad desde hace años. De hecho, lo que las redes sociales han aportado es otro canal más para realizar la comunicación bidireccional que se le supone a la práctica de las relaciones públicas. En realidad, y para ser más precisos, son varios canales más, ya que cada red tiene sus particularidades, que hay que conocer para sacarle el máximo partido posible. En esta ocasión nos gustaría centrarnos en Twitter.

            ¿Cómo emplear Twitter para las relaciones públicas? El objetivo es aportar información relevante, que pueda ser de interés para medios y particulares, y establecer un diálogo fructífero y con buenos modos. Para eso, no debemos olvidarnos de una serie de puntos clave:

·   Haz saber que tienes Twitter, y que lo usas para dar información relevante. Es importante, además, crear canales específicos para cada objetivo. Quizás no sea buena idea usar una cuenta de Twitter para realizar al mismo tiempo un trabajo de relaciones públicas y otro de atención al cliente, ya que puede crearse confusión en el mensaje. Por eso, hay empresas que han optado por crear dos canales de Twitter, uno de escucha para clientes, y otro de difusión de información relevante de la empresa, dirigido a medios. ¡No te olvides de verificar las cuentas!

·    Asegúrate que tu dircom o responsable de relaciones públicas tenga acceso al canal de Twitter adecuado de manera rápida y efectiva.

·   Crea una comunidad relevante alrededor de tu cuenta: periodistas, revistas, periódicos, dircom, y en general todo el mundo que quieras que reciba tus mensajes.

·        Usa hastags para etiquetar tus tuits. Una buena idea antes de crear uno es realizar un par de búsquedas en el buscador de Twitter, para encontrar aquellos más tuiteados, y que son usados en las conversaciones más relevantes y adecuadas para difundir la información que queremos mostrar al público. Es mejor para nuestras relaciones públicas unirse a estas conversaciones, que crear una nueva a partir de un hastag que nadie está siguiendo en ese momento.

·   De la misma manera, no incluyas demasiados hastags. Podría ser contraproducente tratar de estar en varios sitios al mismo tiempo.

·    Después de tuitear, sigue la conversación y reacción que produce tu Twitter. En Hootsuite o Tweetdeck puedes crear una columna con los hastags que hayas elegido, para observar la reacción de los tuiteros, y reaccionar a tiempo ante cualquier incidencia, siguiendo tu experiencia cotidiana en relaciones públicas.

·        Mide un poco. Lo ideal sería medir el alcance, la reacción a tu mensaje y la intensidad de la conversación alrededor de él. Aquí podemos usar varias KPI, o métricas clave. El número de RT, de Favoritos, de menciones y de clicks, son un buen indicador del “Word of Mouth”, de lo relevante que es tu mensaje en Twitter. Puedes ponderar estas métricas con el alcance en impresiones del tuit (esta KPI se puede medir fácilmente en TweetReach) para hacerte una idea de qué audiencia total has tenido. Una última medición interesante es el número de seguidores, o de bajas de seguidores, que te reporta un tuit o conversación determinada. Esto puede darte una idea de la reacción de tu audiencia a nivel de reputación.

·       Recuerda que Twitter se caracteriza por la inmediatez, así que cuándo emitas la información asegúrate de poder seguir la reacción de manera inmediata y durante un tiempo adecuado (que suele ser de varias horas). Así que no tuitees justo antes de salir del trabajo, sino más bien cuándo estás iniciando la jornada laboral. ¡A no ser que quieras llevarte trabajo a casa!

·    Por último, busca el mejor momento para tuitear. Si tu objetivo de relaciones públicas es la prensa, tuitea cuándo se estén cociendo las noticias del día.

 

Cómo podéis ver, los consejos que os damos no cambian la esencia del trabajo de relaciones públicas, que sigue siendo el mismo. Lo que tenemos que tener en cuenta son las particularidades del canal de Twitter, para llegar al máximo número de personas posibles, crear las conversaciones más relevantes, y reaccionar a tiempo y de manera adecuada en un entorno dónde la conversación es en tiempo real, y que por tanto obliga a cambiar nuestra manera de trabajar. Todo un reto, ¿estás ya preparado?