View the site in English

BLOG

¿Por qué invertir en comunicación corporativa?

 

 

El que la comunicación corporativa es un elemento clave en las empresas es algo que cada vez menos profesionales y gestores discuten. De hecho, cada vez más compañías consideran la gestión de las marcas, su reputación, diferenciación, notoriedad y fidelización como aspectos estratégicos a tener muy en cuenta. Es por ello que si queremos tener éxito, debemos invertir en comunicación corporativa. Pero expliquémonos un poco más.

La comunicación corporativa, como sostiene Miguel Ángel Robles, es un activo de primer orden en el mercado actual. Para empezar, el autor advierte que es la mejor manera de vender, frente a la tarea comercial. Aunque no estamos completamente de acuerdo con esto (la venta siempre será un asunto comercial y de comerciales, al menos de momento), una buena comunicación sí que da una serie de ventajas clave para la empresa que la incorpore como elemento estratégico en su plan de marketing. Estas son algunas de ellas:

  1. Crea posicionamiento de marca. Ayuda a diferenciarse claramente de la competencia, y a ubicarse, dentro del marco de opciones y preferencias del consumidor, en un lugar destacado. Una tarea nada fácil, pero que una buena estrategia de comunicación puede realizar. Para ello, es fundamental trabajar el reconocimiento de marca, y la reputación asociada a la misma.
  2. Atrae la atención de posibles clientes. Una buena comunicación tiene, frente al marketing más tradicional, un carácter menos invasivo y más amable. El cliente encuentra tu mensaje dentro de los canales en los que habitualmente se mueve, y si recibe una información de valor acabará llegando a nosotros. Esto es especialmente cierto en el caso del mundo 2.0, y de hecho es la base del inbound markerting.
  3.  Trabaja la relación con los clientes y usuarios. Hoy en día, además, la comunicación es en buena medida bidireccional gracias a los nuevos canales digitales. Por eso, es también importante gestionar la comunicación de manera colaborativa con los propios usuarios, dejando que estos se expresen libremente. Las marcas, en general, ya no son propiedad de las empresas, sino que los propios consumidores se apropian de ellas, pidiéndoles compromisos y valores acorde a los suyos, entre otras cosas. Por eso, una buena estrategia de comunicación, que tenga en cuenta este aspecto, es muy útil para conseguir que una marca destaque por su excelente reputación, resultado de una aún más excelente comunicación con el público. Un magnífico ejemplo de este tipo es la campaña sobre transparencia en la comida lanzada por McDonald´s en Canadá.

 

En definitiva, aunque el trabajo comercial siempre existirá, y es necesario, lo que los cambios actuales en la comunicación nos están invitando a realizar es una mutación en el paradigma con el que las marcas se relacionan con sus consumidores. Ya no es suficiente llegar a ellos, entrometerse en su vida diaria y lanzar mensajes unidireccionales. De hecho, incluso puede que esto sobre. Ahora hay que trabajar más el contenido, la reputación, la visión que de cada marca se tenga, y la conversación. Por eso es tan importante invertir en comunicación. Sólo un profesional bien preparado y con experiencia en el mundo moderno de la comunicación corporativa nos puede asesorar convenientemente sobre cómo debemos hacerlo, y sólo él o ella podrá dirigir una estrategia de este estilo. Por eso, cada vez se hace más necesario ocuparse de la comunicación en las empresas. Y no sólo en las multinacionales, sino también en las medianas y grandes empresas nacionales. ¿A qué estás esperando?