View the site in English

BLOG

Usar imágenes en Internet no es copiar y pegar (de hecho, esto podría darte problemas).

 

 

No hace falta decir que el uso de imágenes es uno de los elementos fundamentales que debe tener en cuenta todo gestor de contenidos. Por eso, y dentro de la serie de entradas que estamos publicando sobre cómo realizar una buena gestión de la comunicación digital, nos gustaría añadir unas pinceladas respecto al correcto uso de la documentación gráfica en Internet.

Dos son los aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de gestionar documentación gráfica en la comunicación digital: los derechos de autor, y su coherencia informativa. Nos gustaría añadir un tercero, que es el SEO, del que hablaremos un poquito al final.

El primero resulta obvio, pero no por eso no menos importante. Y, de hecho, se olvida a menudo. En Internet rigen las normas de propiedad intelectual, y por eso no deberemos nunca usar para nuestros fines una imagen con copyright, si no tenemos el permiso adecuado del dueño de esa imagen. Esto es fundamental en el caso de imágenes propias de agencias, que a menudo en el mundillo de la comunicación digital son usadas libremente, sin comunicarlo ni pagar por su uso. En este caso, nos arriesgamos a problemas legales.

Para evitar este problema, debemos saber cómo funciona el tema de las licencias de uso en Internet, y tener un par de recursos preparados. En primer lugar, es importante saber que en la red hay distintos tipos de licencias de uso. Está el copyright tradicional, pero también las licencias Creative Commons, cuya expansión es ya enorme, y que permiten una amplia variedad de situaciones en cuanto al uso de recursos de tipo gráfico: dominio público, compartir, compartir sin modificar, o compartir sólo para uso no lucrativo, entre otras. Es importante conocer cada caso, ya que nos ayudará a entender qué podemos usar y cómo en cada caso.

Encontrar las imágenes adecuadas para la comunicación digital.

Además de estas licencias, es importante conocer unos cuántos recursos para encontrar las imágenes con los derechos de uso adecuados para nuestra comunicación digital. El buscador de Google, en su versión avanzada, nos permite buscar imágenes con licencias de uso variadas, al igual que el propio buscador de Creative Commons. Es más, existen en Internet repositorios de imágenes de uso libro, como Morguefile, que incluyen cientos o miles de imágenes de uso libre, y que son un recurso muy valioso. Por último, a nosotros nos gusta especialmente Europeana, una iniciativa de la Unión Europea para digitalizar bajo dominio público todos los materiales de los museos del continente. En su repositorio, que tiene millones de recursos, podemos encontrar imágenes y material gráfico de todo tipo.

 

 

Otro aspecto fundamental  de la gestión de contenidos gráficos es conseguir que estos sean homogéneos con el contenido que queremos transmitir. Esto es algo que los periodistas conocen bien, a nadie se le ocurriría narrar un evento en profundidad y poner una foto que no tiene nada que ver. En la comunicación digital debemos hacer lo mismo, eligiendo fotos relevantes para el tema y de buena calidad, cuidando siempre su resolución para las páginas web. Es importante que además especifiquemos claramente sus derechos de uso en el lugar adecuado, o con una pequeña marca de agua.

Pero es que además, y esto es algo exclusivo de la comunicación digital, las fotos deben ayudar al SEO. Debemos añadir las etiquetas y descripción con las palabras clave adecuadas en cada caso, para que los buscadores indexen las imágenes como queremos que lo hagan. Pero también es importante que ayuden a resaltar los aspectos del texto que más necesitamos que se lean. Desde esta perspectiva, las imágenes son una ayuda fundamental para conseguir la conversión de visitante a lector en nuestras webs. Y sí, esto también es SEO.

Con estas breves pinceladas hemos querido introducir aspectos que consideramos esenciales para gestionar el material gráfico en la comunicación digital. Por esenciales entendemos que no puede faltar. Seguramente algún lector podría añadir más elementos que a su juicio son importantes, pero también es muy probable que todos coincidan en estos puntos básicos, que sólo da la formación y experiencia adecuadas en el sector.