View the site in English

BLOG

Consejos poco comunes para principiantes en Twitter.

 

 

 

Si estás leyendo esta entrada, y si estás al tanto de lo que se publica en blogs sobre redes sociales, seguramente coincidas con nosotros en que la blogosfera está llena de los mismos consejos sobre cómo usar Twitter (sí, estamos hablando de refritos). Sin embargo, de vez en cuándo es posible encontrar contenido fresco y de utilidad para ir un poco más allá en el uso profesional de esta red social. Consejos basados en la experiencia real, y que nos pueden ayudar a gestionar Twitter más allá de conocer su funcionamiento básico. Porque una cosa es la herramienta, y otra manejarla día a día.

Uno de estos contenidos realmente útiles es el publicado en el blog de Buffer, titulado “Twitter Tips for Beginners: Everything I wish I knew about Twitter when I started”. En esta entrada se presupone que ya sabemos cómo funciona la red de microblogging, y se dan consejos acerca de situaciones que seguramente todos aquellos que trabajan con grandes marcas se han encontrado. Nos gustaría comentar varias de ellas, a saber:

1.       No hace falta leer todos los tuits. Esto es más que evidente. Si seguimos a 2500 personas, el torrente de información es inabarcable. Por eso, hay que priorizar y automatizar. Debemos priorizar a los usuarios de Twitter cuyo contenido es más interesante para nuestra línea de contenidos, o con los que queremos interactuar de manera más intensa. Estamos hablando de influencers, clientes, o usuarios expertos, que podremos clasificar en listas, lo que hace mucho más fácil gestionar el volumen de tuits. En segundo lugar, es importante usar un sistema de monitorización de menciones en Twitter, de manera que podamos identificar los tuits que se dirigen específicamente a nosotros. Y esto nos lleva al segundo punto.

2.       Responde siempre a las menciones. Twitter, como toda red social, es cuestión de relaciones y diálogos. Por eso, es importante responder a todas las menciones lo más rápido posible. Para eso, el equipo debe ser suficiente, contar con las herramientas de monitorización adecuadas, y tener bien claro el protocolo de comunicación. Quedarse cortos en estos tres pasos es un grave error: no hay anda peor que una marca o persona que en Twitter no responde a las interacciones. Se considera desconsiderado y sienta mal al resto de usuarios.

3.       De la misma manera, hay que interactuar con la gente. Dirígete a los usuarios, participa, activa tu cuenta. No seas pasivo. Y ten en cuenta que los tuits que empiezan por una @ seguida de un nombre de usuario, salen sólo en el timeline del emisor, el usuario al que se dirige, y aquellos tuiteros que sigan a ambos. Twitter los considera un mensaje privado (aunque se puedan ver públicamente en tu cuenta, si la examinamos), por lo que sólo saldrán en el timeline de los directamente implicados. Este es un error muy común, que hay que evitar, y hay que gestionar bien esta capacidad de Twitter, para saber dirigirnos a personas específicas, o a toda nuestra comunidad.

4.       No te preocupes del ratio de seguidores-usuarios que siguen. Simple y llanamente, interactúa con los usuarios que consideres interesantes, crea buen contenido, y este ratio irá mejorando con el tiempo.

5.       Sí, se puede repetir contenido. No se considera de mal gusto, especialmente si ha resultado interesante. Pero ojo, esto es muy importante, ten cuidado con el autobombo. Al igual que en una conversación cotidiana, no es muy humano centrarse en el “yoismo”. ¿Cómo nos sienta que al hablar con alguien este no haga  más que comentar asuntos personales, sin preocuparse de cómo estamos, o que queremos? ¿Mal, verdad? Pues en Twitter es igual. Deja de crear contenido centrado en tus servicios, tus productos, o lo que sea que hagas, y empieza a escuchar. Empatiza con tus seguidores. Preócupate por lo que tienen que decir, y haz lo que puedas por satisfacerlos. Twitter no es una plataforma publicitaria.

En definitiva, lo que este artículo (y algunos añadidos nuestros) nos invitan a realizar es una estrategia en redes sociales humana, centrada más en las personas y menos en darnos bombo. Al fin y al cabo, las redes sociales son lugares de encuentro de personas, y por tanto debemos comportarnos en consecuencia. Muy fácil, porque los que trabajamos en esto somos al fin y al cabo personas, pero al mismo tiempo complicado, ya que tratar con la gente también lo es (en ocasiones). Pero es la única manera de hacer las cosas medianamente bien.

¿Quieres seguir las novedades de nuestro blog? Suscríbete en este enlace: http://eepurl.com/brsT8b