View the site in English

BLOG

Haz que tus usuarios "trabajen" para ti.

 

 

 

El marketing y la comunicación digitales son disciplinas complicadas por varias razones, entre las que podemos destacar su rapidez de cambio, la impredicibilidad, y en ocasiones la dificultad para medir el retorno de la inversión. Esto se complica con la necesidad de producir contenidos a un ritmo endiablado, sumado al imperativo de extender su vida útil por todo el ecosistema de medios pagados, propios y ganados, que el responsable de marketing y comunicación debe conocer al dedillo, con las características y usos de cada uno. Por eso, y cómo dice Steve Rubel, de Edelman, debemos ser “generalistas especializados

En este mismo artículo se destacan tres tendencias que añaden una pizca más de complicación al asunto, en concreto la proliferación de medios, que tiende al infinito en contraposición con la atención finita de los usuarios, la personalización de los contenidos, que fluyen básicamente a través de redes de amistad y afinidad, y la frustración ante la publicidad digital, que fomenta el uso tanto de bloqueadores de publicidad como de bots publicitarios fraudulentos.

¿Qué hacer en este escenario,  parecido a un torbellino? ¿Cómo podemos llegar a nuestro público objetivo? Varios son los consejos que podemos seguir. No están todos los que son, pero todos los que están sí que son:

  1. Crea tu propio storytelling para el social media. Si consigues crear y sacar adelante tu propia voz, tendrás muchas más posibilidades de captar la atención que tanto escasea. Asegúrate de que sea coherente y esté alineada con los objetivos y valores de tu marca.
  2.  Apóyate en otros para difundir tu contenido. Por ejemplo, trabaja con influencers, o establece algún acuerdo con medios de comunicación. Así podrás aprovechar el alcance de actores consolidados para mejorar la visibilidad de tu mensaje.+
  3. Sé único, sé un referente, sé interesante. No alimentes el cajón del contenido replicado, refrito y del montón.
  4. Deja que tus usuarios sean parte de la historia de tu marca. Ábrela a los demás, para que participen y enriquezcan lo que quieres contar al mundo.
  5. Sé humano, no seas un robot. Aunque es imprescindible apoyarse en la tecnología, el usuario debe sentir que habla con una persona, no con una máquina.

     

       El paso siguiente, el objetivo estratégico en comunicación y marketing digitales, es que nuestros usuarios trabajen para nosotros. Si conseguimos visibilidad, que sea para que aquellos que nos vean trabajen en aumentarla. Eso se consigue seleccionando el mensaje adecuado, la historia que motive a participar, y las tácticas de difusión y engagement adecuadas. ¿Algunos ejemplos? Starbucks, por ejemplo, invita a sus usuarios a participar en la creación de valor para ellos mismos en su cadena de cafeterías, lo que genera además de notoriedad fuertes lazos comunitarios. Harley Davidson ha conseguido una robusta comunidad siendo fiel a un relato de marca muy bien definido, comunidad que se apoya a si misma en su participación. Por último, un ejemplo de libro de este tipo de relación con usuarios son los foros de Automattic, en el cuál los propios usuarios de Wordpress se ayudan mutuamente para solucionar sus dudas.

      En resumen, pon al usuario a trabajar para ti. Si algo podemos aprender de los tres ejemplos anteriores es que necesitamos al menos dos elementos para conseguirlo. El primero, que el usuario sienta la marca como parte de su vida, en el sentido de que le ayuda a llevar una vida mejor, de acuerdo a sus ideales. Por eso, primero necesitamos un producto o servicio realmente bueno, que la gente quiera de verdad, que aporte valor real. En segundo lugar, hay que promover los valores que hacen del mundo digital el espacio colaborativo que es: honestidad, transparencia, horizontalidad y provecho mutuo. Cuatro rasgos fundamentales del mundo digital que debemos incorporar al ADN de la empresa. ¿Difícil, verdad? Pero nadie ha dicho que la digitalización de una empresa sea tarea fácil.