View the site in English

BLOG

Primer día viaje a Finlandia, visita planta biomasa

 

 

Lunes por la mañana, esta hora infame – las 06.30 a la que no me gusta levantarme. Bonito día en Barcelona y temperatura agradable, pero salgo de casa con botas de nieve, abrigo de oso polar, gorra, guantes, etc., y es que me voy a la nieve al país de la biomasa por excelencia, donde el 35% de toda la electricidad y calefacción utiliza la biomasa.
 
En el aeropuerto me encuentro con Xavier, Rosa, Lluis, Neus, Mikel, Oriol, Joan, Josep Ramón y Josep Antón, mis compañeros de viaje y a los que se debe un respeto, pues se han levantado una hora y media antes que yo, ya que todos llegan de Lleida!
 
Cola inmensa de japoneses, la mitad con esas máscaras que evitan que se contagien de los “bichos” que puedas llevar tú!! De repente me doy cuenta que Helsinki es un ‘hub’ para vuelos asiáticos, cosa que no había considerado anteriormente.
 
Vamos al avión y esto pinta bien -. Ya está en hora. Todos abordo y entonces, una hora….dos horas….el aeropuerto de Barcelona está muy soleado, pero el ordenador de aterrizaje está caput y además falta un pieza que no se encuentra en España. La línea aérea Finnair sólo tiene un avión en Barcelona – o sea que todos a la Terminal otra vez.
 
¡Qué pesadilla! Hay que llegar, como sea, a Finlandia. Una hora más tarde, después de correr una maratón por el aeropuerto, nos encontramos todos en un vuelo a Londres – sin maletas… En Londres no hay tiempo para comer, cogemos al vuelo un sándwich y subimos a otro avión Finnair, destino Helsinki.
 
Llegamos al destino en hora y, nuestro vuelo original procedente de Barcelona llega 10 minutos más tarde. Así es la vida!! Gracias al empeño y eficiencia de la agencia de viajes de Barcelona, Andrómeda y muy especialmente a Esther y Esteban, las maletas aparecen. Estamos contentísimos pero Xavier, el rey de la fruta y la biomasa, está de los nervios.
 
Como ya hemos perdido la conexión y vamos hacia el norte a una ciudad que se llama Tampere, pedimos un minibús para realizar el viaje. Paramos después de salir de Helsinki en una cafetería de la autopista a las 22.00, para comer algo caliente. A esta hora, y en ese país, están todos ya durmiendo y lo único disponible son los ‘hot dogs’ o sea perros calientes. Bueno, 12 perros calientes y una cerveza… Ah no, eso no, alcohol a esta hora en este país no se vende. Y tampoco se vende cerveza sin alcohol ya que contiene un 0,0005% de alcohol!!
 
Llegamos finalmente al hotel a las 00.30 y como somos de España, y no contentos con el cansancio que llevamos encima y el largísimo viaje, por supuesto nos vamos a tomar una cerveza en el hotel (aquí sí está permitido!). Me caigo finalmente rendida a la 01.30 con el deber de levantarme a las 06.30! ¡Qué martirio!